El Tesoro (Historia De Terror)

El Tesoro (Historia De Terror)

Esta es una singular historia de terror que comienza de la siguiente manera. Mi hermano y yo vivíamos en la colonia Nuevo Madero al norte de Tampico, cerca del corredor urbano. Era una época de verano y acostumbrábamos a jugar mucho en los alrededores. La colonia está rodeada por lagunas y tierras pantanosas que guardan muchos lugares interesantes para unos niños como lo éramos nosotros. En ese lugar se juntaban otros chiquillos de la colonia, así que el internarse entre los árboles y maleza de la zona era una gran aventura, el juego era interminable.

Por aquellos días las lluvias apenas comenzaban a dejarse sentir, el calor era aminorado un poco por las ventiscas y los chubascos ocasionales que a veces solo acrecentaban el bochorno y la plaga de moscos que imperaba en el lugar. Cierta tarde que jugábamos a las escondidas en una zona alejada de la colonia, mi hermano notó la presencia de un anciano que estaba sentado cerca de una arbolada. Alertado me llamó y pude notar que en efecto era un viejo indigente, llevaba un sombrero de palma y estaba vestido humildemente, permanecía sentado en un tronco apolillado y junto a él tenía una bolsa de mandado sucia y llena de tierra. No le dimos mayor importancia, anteriormente habíamos visto indigentes vagar por esa zona buscando algo que cazar o comer.

Lo días pasaron y mi hermano siguió observado al anciano en ese lugar; sin embargo, algo cambió. Cada que lo veíamos estaba de pie junto a un gran árbol señalando algo en el piso, el rostro pálido y quebrado contrastaba con su mirada de tristeza y soledad y su aspecto harapiento era todavía más lastimoso, eso me ponía en alerta porque pensaba que algo necesitaba. Pero nuestros padres nos decían que jamás habláramos con extraños y menos con viejos. Así que no le dimos importancia a aquel asunto; hasta que se lo contamos a los chavos de la pandilla, uno de ellos decía que nunca había visto a nadie en el lugar y otros que se trataba de algún fantasma. Pero lo que nos dijo un camarada nos dejó pensando en que quizás nuestra suerte cambiaria: “Es un fantasma, si está en el mismo lugar siempre es que ahí hay un tesoro y nos señala el lugar donde está enterrado”.

Un tesoro. Sonaba a algo increíble, a piratas y aventuras. Esa idea nos emocionó mucho, tanto que al día siguiente acudimos todos a donde habíamos visto contusamente al viejo apuntando.
Llevábamos palas y cubetas para sacar la tierra, El anciano no estaba, pero había restos de una fogata vieja y mucha basura apilada en el sitio, como si alguien hubiera vivido ahí entre el monte.
Para algunos de los muchachos, algo no cuadraba y tenían miedo de que el anciano regresara por sus cosas y nos sorprendiera cavando un hoyo en su “propiedad”. Esperamos un buen rato a que el viejo apareciera para reclamar algo, pero nunca llegó.

Todos notamos que el lugar donde se paraba el viejo la tierra estaba un poco removida incluso tenia musgo y vegetación, algo raro en ese lugar, porque ahí no crecía nada. No esperamos más y comenzamos a cavar emocionados. Escarbamos como un metro de tierra cuando la pala dio con algo duro. Todos nos “acalambramos” el ruido seco de la pala, no podíamos creer que en verdad hubiera algo ahí, un tesoro, monedas de oro y mucha riqueza, éramos ricos, todos lo éramos. Uno de los compañeros bajó y comenzó a remover la tierra, de pronto su rostro de felicidad cambió a uno de espanto y terror cuando la cuenca vacía de un cráneo apareció ante nuestros ojos, era una osamenta, huesos viejos que se mezclaban con la tierra negra del lugar.

Inmediatamente el camarada salió despavorido del agujero y comenzó a sacudirse la tierra con asco. No lo podíamos creer el “tesoro” resultaron ser los restos de algún desafortunado.
Tuvimos que decirles a nuestros padres, llegó el ministerio público, el semefo, el extra y una multitud de curiosos. Exhumaron los restos, todos estábamos ahí impávidos pensando aun, que quizás debajo del muerto estaba el tesoro, pero no. Aparentemente habían matado a la persona de un machetazo en la cabeza, porque tenía el cráneo partido cuando lo sacaron, notamos también el sombrero de palma y la ropa vieja que extrañamente correspondía a lo que mi hermano y yo habíamos visto en un principio.

¿Como termina esta historia de terror?

Se dijo después que la osamenta era de un anciano que se había perdido años atrás. La foto de la ficha de desaparición del viejo la publicaron en el Extra y era el mismo que se nos había aparecido. Nunca más volvimos a acercarnos a ese lugar. Algunas historias o experiencias, pueden llegar a ser bastante escalofriantes por la manera en que se dieron los hechos que dan pie a las historias sobre fantasmas o aparecidos, esta es una crónica de sucesos que pueden darse a alguien cercano a ti.

Relato Basado en experiencias reales de Rubén y Marcos Vargas. Adaptado por Eduardo Liñán.

One Response

  1. Anon agosto 25, 2017

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.